Tayde Rojas propone en el Segundo Parlamento de Mujeres la creación de un fideicomiso para la promoción de la cultura ecológica

en Sin categoría

 

 

Chetumal.- El día de ayer viernes se llevó a cabo el Segundo Parlamento de Mujeres de Quintana Roo, en el que Tayde Rojas Campos tuvo la oportunidad de representar al Distrito I de Cancún y participar con el tema «Las mujeres como la fuerza para proteger el medio ambiente».

 

En su intervención Rojas Campos propusó la creación de un fideicomiso municipal, con recursos de la recaudación del derecho de saneamiento, para la promoción de la cultura ciudadana ecológica.

 

Al respecto del cuidado del medio ambiente, manifestó que «tal vez podemos creer que hemos hecho lo suficiente para salvaguardar nuestro medio ambiente. Sin embargo, no hemos logrado hacer cumplir nuestro Cuarto Artículo Constitucional que habla sobre que toda persona tienen derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar».

 

Refirio que pese a que se han propuesto políticas públicas en favor de tierra, «debemos entender que el medio ambiente no es un objeto intrínseco, es un ser viviente procurable y defendible que merece las mismas salvaguardas que un ciudadano común».

 

Destacó que el egoísmo del ser humano lo ha llevado a aprovecharse de los recursos naturales de la selva y mar quintanarroense, lo que ha ocasionado situaciones alarmantes como el sargazo, la contaminación, la tala desmedida, entre otras.

 

La parlamentaria explicó que su propuesta tiene tres ejes fundamentales:

 

1. Incrementar la participación de las mujeres en la toma de decisiones con respecto a temas de medio ambiente.

2. Vigilancia activa al transporte de materiales, residuos y escombro.

3. Inversión en la mejora de la tecnología para la recoja de basura.

 

«Para hacer cumplir estos tres ejes debemos entender que el dereecho de saneamiento trata de ejecutar más acciones en favor del medio ambiente por ejemplo la conservación, el mantenimiento de playas, tratamiento integral de residuos urbanos, entre otros», puntualizó.

 

Así mismo se dijo convencida de que con el involucramiento de la sociedad, organizaciones civiles y gobierno se puede crear una consciencia ambiental ecológica, educar y atraer más mercado de turismo ecológico al Estado, siendo esto un círculo virtuoso no solo a favor del medio ambiente sino con un impacto social.

 

«Nuestra labor como mujeres es entender que la serenidad con el medio ambiente es algo que genera una ciudadanía ecológica, los costos que se derivan de la utilización de recursos no se pueden dejar a cargo de generaciones futuras. Que la intervención del hombre no comprometa la fecundidad de la tierra para hoy y para mañana», finalizó.