Otra vez Raciel Ek Cruz, director de Catastro, aparece su nombre en fraude de terrenos

en Actualidad

 

El notario público numero 8, Fernando Agustin Cuevas Perez, falleció desde la década pasada, pero sorprendentemente el fedatario siguió entregando escrituras aún en la tumba. Este es el primer paso del despojo millonario en Tulum protagonizado por la mafia inmobiliaria de Yucatan en contra de un ciudadano nato de Tulum, don Cayetano Nieto Colín, cuyo predio fue dividido entre la casta yucateca, ex funcionarios de Tulum y una ex funcionaria del Registro Público de la Propiedad.

 

Con ayuda del notario sin funciones, Juan Ignacio Hernandez Ornelas, fraccionaron el predio de 179 hectáreas para finalmente quedarse con las tierras que hoy gozan de alta plusvalía a menos de 30 kilómetros de Tulum, por la carretera a Coba donde se produce un Bom inmobiliario.

 

Cayetano Nieto Colin, fundador de Tulum, ha sido objeto de un robo de su propiedad por lo que se vio obligado a abandonar el municipio para proteger su vida.

 

Ahora los despojos ya no se hacen a mano armada, lo hacen de una forma “limpia” o trata de simularlo de la forma mas limpia, refiere el abogado Javier Tun Jiménez, el representante legal del agraviado, durante una conferencia de prensa realizada en Cancún.

 

El 19 de mayo de 1995, Nieto Colin adquiere una propiedad denominada “San Arturo” con una extension de 179 hectáreas ubicada sobre la carretera Coba – Tulum, del entonces municipio de Solidaridad hoy municipio de Tulum. Cayetano Nieto celebró el contrato de compraventa con el vendedor, el señor Felipe Mazun y Uitzil, el cual quedo marcado bajo la Escritura Pública Número 8752 pasada ante Notario Público Número 5, Reynaldo Venegas Marin.

 

Posteriormente, el 30 de septiembre de 2003, Nieto Colin hace la protocolización del oficio de rectificación de medidas y colindancias con número 0018-96 ante el Notario Público Número 16, Juan Ignacio Hernandez Ornelas, mediante la escritura pública número 10735, mismo instrumento que quedo inscrito en el folio electrónico 10851 del Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Playa del Carmen con una superficie de 179-71-97.75 hectáreas y Clave Catastral

1081404002.

 

Fue hasta el año pasado cuando al querer realizar el pago de su impuesto predial Don Cayetano se llevó la sorpresa de que el predio ya no era de su propiedad.

 

Al indagar, supuestamente el día 8 de junio de 2005, Cayetano otorga un Poder de Riguroso Dominio Limitado Sobre la Propiedad “San Arturo” a favor de Martin Adonay Sosa Cardeña ante la Notaria Publica Número 8 del extinto notario Fernando Agustin Cuevas Perez mediante escritura pública 15215. Pero, los aprendices del robo de propiedades, como les dice Javier Tun Jiménez, cometen un error grave pues el notario nunca llego a expedir ese numero de escritura. La última escritura entregada, antes de morir, fue el 13 de abril de 2007 con el número 15030.

 

Posteriormente, el 15 de enero de 2016 Sosa Cardeña, quien supuestamente era el apoderado con actos de dominio, realiza un contrato de compraventa con el señor Jose Julian Zetina Burgos y ratifican el contrato privado con el notario Juan Ignacio Hernandez Ornelas, cuando el notario dejo de desempeñar el cargo el día 3 de noviembre de 2008 según el Diario Oficial del Estado.

 

Con los dos documentos fabricados en Quintana Roo, el 16 de mayo de 2022, Sosa Cardeña acude ante el notario publico 87 Jose Enrique Gutierrez Lopez de Progreso, Yucatan, en supuesta representación del señor Cayetano Nieto Colin y acompañado de Jose Julian Zetina Burgos para formalizar el contrato privado, que supuestamente se ratifico en la ciudad de Chetumal.

 

El objetivo fue protocolizar el acto de compraventa privada para inscribirlo ante el Registro Publico de la Propiedad (RPPC) el 14 de junio de 2022, tramite que realizaron increíblemente en tiempo récord, 16 días, cuando este procedimiento dura mínimo de cuatro a seis meses.

 

Con la escritura y el registro ilegalmente constituidos acuden con el notario publico 79 Anastacio Jose Manzanilla Torres de la ciudad de Merida, Yucatan para realizar una escritura de subdivisión del predio el 1 de julio, tan solo 15 días después de haber quedado registrado ante el RPP. Dicha subdivisión quedo realizada de la siguiente manera:

 

A) Lote 002 con folio electrónico 215069 del RPPC y clave catastral 109014000040002 a nombre de Jose Julian Cetina Burgos

 

B) Lote 002-1 con folio electrónico 215070 del RPPC y clave catastral 109014000040002-1, lote vendido a Grupo Ferram, persona moral, integrada por Andres Millet Gonzalez, Roberto Fitzmaurice Lubke y Roger Alberto Evia Gonzalez. Según información de la pagina de la Secretaria de Comercio tiene una extension de 56 hectáreas por la cantidad de 4 millones 600 mil pesos.

 

C) Lote 002-2 con folio electrónico 215071 del RPPC y clave catastral 109014000040002-2, lote que fue adquirido por Edgardo Alberto Diaz, ex tesorero municipal de Tulum, Rogel Alberto Evia y Andres Oramas Rodriguez.

 

D) Lote 002-3 con folio electrónico 215072 del RPPC y clave catastral 109014000040002-3, vendido a Dennis Alain Jimenez Santos, Roger Alberto Evia Gonzalez y Andres Oramas Rodriguez

 

E) Lote 002-4 con folio electrónico 215073 del RPPC y clave catastral 109014000040002-4, dicho lote lo adquiere Sandra Irene Ceniceros Gonzalez.

 

F) Los lotes 002-5 con folio electrónico 215074 del RPPC y clave catastral 109014000040002-5 y lote 002-6 con folio electrónico 215075 del RPPC y clave catastral 109014000040002-6, ambos adquiridos por Ana Yamileth Espinoza Ponce.

 

Lo que llama la atención, de acuerdo a la escritura, los últimos compradores adquirieron predios de hectárea y media y fueron formalizados por él mismo notario Jose Gutierrez Lopez de la ciudad de Merida.

 

Ademas es increíble la velocidad con la que se concretaron las subdivisiones por lo que se presume que tanto el Director de Catastro Municipal, Raziel Ek como el Director de Desarrollo Urbano, Lorenzo Bernabe Miranda, estarían involucrados en este caso de despojo toda vez que es imposible que una sola persona pueda realizar tramites que requieren de procedimientos tardados y probablemente recibieron algún beneficio pues el predio subdividido solo se hizo por 148 hectáreas cuando la extensión es de 179 hectáreas.

 

Ante esta situación don Cayetano Nieto y su representante legal han interpuesto la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado (FGE) la cual quedo sentada en la carpeta de investigación FGE/QROO/SOL/12/8144/2022 por los delitos de falsificación de documentos, uso de documentos falsos y usurpación de identidad.

 

Por ultimo, el afectado hace una invitación a todos aquellos supuestos compradores ha unirse a la lucha por su predio, si actuaron de buena fe al adquirir sus lotes porque de ser así es probable que también hayan sido víctimas de un fraude a manos del señor Martin Sosa Cardeña.