Chunyaxché y anexos recibió 480 millones de pesos para terreno aeropuerto

en Actualidad

 

AGENCIA SIM

Playa del Carmen.- La Secretaría de Defensa Nacional desembolsó 480 millones de pesos como indemnización a ejidatarios, por la adquisición de mil 200 hectáreas para la construcción del Aeropuerto Internacional de Tulum “Felipe Carrillo Puerto”.
Lo anterior se desprende de la auditoría 2021-0-07100-22-0311-2022 realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), misma que revisó los más de 556 millones de pesos invertidos en los dos últimos años en el proyecto.
Este proyecto contempla “una pista, plataformas y calles de rodaje, una terminal de combustibles, servicios de extinción de incendios, edificio terminal de pasajeros, torre de control de tráfico aéreo, operador de base fija, estacionamientos, vialidades de acceso, paradero para el Tren Maya, planta de tratamiento de aguas residuales y residuos sólidos y una base aérea militar”, de acuerdo con el resumen de la propia ASF.
En los documentos públicos, se indica que la Sedena transfirió 480 millones de pesos al fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal, para que desde allí se indemnizara a los ejidatarios por el polígono donde se ubicará este aeropuerto civil y su base aérea militar. También le pagó 775 mil pesos al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Insaabin) por sus servicios, y un millón 253 mil pesos en servicios notariales.
Si bien esto abarca la mayoría del dinero invertido en el proyecto, la dependencia federal también entregó 73 millones 993 mil pesos en anticipos por ocho contratos suscritos para diversos estudios, mismos que fueron auditados.
Todos estos contratos fueron realizados por asignación directa e incluyeron la elaboración de estudios de costo-eficiencia, factibilidad económica, estudio geotécnico, estudio topográfico, manejo de flora y fauna, plan de desarrollo de acceso y estudio de mercado.
La auditoría de estos contratos generó cuatro observaciones, por anexos faltantes en cuanto a los requisitos, alcances y cumplimiento de estos estudios, un nombre erróneo en uno de los estudios y otros detalles, pero todos estos casos fueron atendidos por la Sedena.