Ella no quería

en Quintana Roo

Ella no quería

Por Roberto Trujillo

“Que ya no aguanta, que está estresada, que ella no quería»

Eso se escucha en los pasillos del Congreso del Estado de Quintana Roo, donde se observa a una abrumada Reyna Durán Ovando.

Lo cierto es que a la nueva Mirrey No le salen del todo bien las cosas al frente del Legislativo, que «es mucha la exigencia de los siete coordinadores de bancadas, quienes a cada rato amenazan con abandonar las alianzas.

En éstos días Duran Ovando parece haber perdido el glamour momentáneo adquirido al erigirse como presidenta de la JUGOCOPO, gracias al diputado federal y el gobernador del Estado, cabe recordar que antes, en campaña fue una gordita bonachón.

Ahora, empoderada parece salir lo peor de ella, molesta, irascible, sus temores la aturden, su inexperiencia la delata y le hacen cometer errores, ante la exigencia, los intereses de sus patrones Luis Alegre o Carlos Joaquín González.

El viernes 31 se le vio el hastío, esa misma última semana de enero también dejó entrever su animadversión hacia los representantes de los medios de comunicación, quienes han cuestionado sus desaguizados con la aprobación de la ley de ingresos al Municipio Benito Juárez y la exención de impuestos a casinos, ambas propuestas a las que tendrán que darle para atrás.

Ambas ocurrieron con Reyna Duran como presidenta de la JUGOCOPO, ¿a qué se debe? la Inexperiencia y avaricia se entremezclan, sumado a la sumisión hacia el poder ejecutivo, hunden en la penumbra y, al borde del delirio a la presidenta de la JUGOCOPO y que como primera reacción sacó el cobre contra los representantes de los medios de comunicación.

¡Ella no quería, Luis Alegre la mandó!.- Roberto Trujillo, Chetumal, Q. Roo, 01/febrero/2020

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Lo último de Quintana Roo

Ir Arriba